Los suizos rechazaron que el Banco Nacional sea el único que pueda emitir dinero