Los niños de la cueva de Tailandia: “Cuando vimos al buceador fue un milagro”