Los demandantes de asilo no son una carga económica para Europa, según sostiene un estudio