La retirada de un juez centrista del Supremo de EE UU abre la puerta a Trump para dar un giro conservador