La ONU denunció la “monstruosa indiferencia” de la comunidad internacional ante la matanza de niños