La jefa de la CIA detalló prácticas de tortura bajo su supervisión en 2002