Los turistas no quieren jóvenes de fiesta como vecinos cuando están de vacaciones y Airbnb es muy consciente de ello. Con esto en mente, y ante las quejas que históricamente se han producido en la plataforma por este tema, la compañía decidió poner en marcha en agosto de 2020 un nuevo sistema para detectar las ‘farras’ no autorizadas que potencialmente tenían en mente celebrar algunos de sus usuarios cuando llevaban a cabo una reserva.

Airbnb ha proporcionado recientemente los datos de esta acción y parece que el sistema funciona: solo en España, la tecnología de detección de fiestas no autorizadas ha bloqueado las reservas de casi 50.000 personas durante el último año. Si nos fijamos en Europa, han sido 375.000 las peticiones denegadas o redirigidas.

¿Por qué Airbnb lanzó este proyecto?

El objetivo de este ‘sistema anti juergas’ es, según la propia plataforma, “prevenir las conductas irresponsables y reducir las fiestas no autorizadas en alojamientos en algunos países de Europa” y la medida se introdujo tras el éxito de programas similares llevados a cabo en Estados Unidos y Canadá, donde se apreció un descenso de este tipo de celebraciones.

“En España se realizan miles de estancias cada noche, siendo la inmensa mayoría viajeros respetuosos y considerados con los vecinos. Airbnb está comprometido a garantizar que las comunidades puedan disfrutar de los beneficios positivos del turismo responsable, y estas medidas están ayudando a eliminar el tipo de comportamiento que no tiene absolutamente ninguna cabida en Airbnb”, señala Mónica Casañas, directora general de Airbnb Marketing Services S.L.

Desde su lanzamiento en agosto de 2020, la tecnología para aplicar estas restricciones ha bloqueado o redirigido reservas de más de 10.000 personas en Madrid, 4.500 en Barcelona, alrededor de 2.300 en Valencia y casi 2.000 en Málaga.

¿Cómo funciona la tecnología de detección de fiestas de Airbnb?

Estas medidas bloquean en ciertas circunstancias algunas reservas de alojamientos enteros realizadas por algunos huéspedes menores de 25 años cerca de su localidad de residencia, un comportamiento que comenzó a popularizarse entre los más jóvenes a medida que se imponían las restricciones de reuniones y los cierres de locales de ocio con la crisis sanitaria.

Así, el año pasado, Airbnb prohibió todas las fiestas y eventos no autorizados en sus alojamientos a nivel mundial y desde entonces ha desactivado temporalmente el filtro de búsqueda ‘apto para eventos’ de la plataforma. También reforzó sus políticas para prohibir las reuniones que incumplieran las recomendaciones sanitarias y de salud pública.

Las normas del sistema son las siguientes:

  • Los huéspedes menores de 25 años que tengan menos de tres evaluaciones positivas en la plataforma Airbnb no podrán reservar alojamientos enteros en España en zonas cerca de su residencia. Estos huéspedes podrán reservar cualquier tipo de alojamiento fuera de su área local.
  • Todos los huéspedes menores de 25 años podrán reservar habitaciones privadas y habitaciones de hotel a través de Airbnb, independientemente de dónde vivan.
  • Los huéspedes más jóvenes que tengan al menos tres reseñas positivas y ninguna reseña negativa en Airbnb o que deseen hacer reservas para estancias largas (de al menos 28 días) no estarán sujetos a esta restricción y podrán continuar reservando alojamientos enteros en su área local.

No obstante, la plataforma aseguraba el año pasado que “la gran mayoría de las estancias en Airbnb son realizadas por huéspedes responsables, y solo el 0,03% de las mismas resultan en una reclamación significativa a la Garantía para anfitriones de Airbnb”.

Queremos que todas las personas disfruten del verano de forma segura y, si bien la inmensa mayoría de los huéspedes en nuestra plataforma son vecinos responsables, estamos absolutamente decididos a obstruir y eliminar a cualquiera que tenga la intención de tener una conducta irresponsable. Queremos hacer todo lo posible para ser buenos socios de las comunidades en las que residen los anfitriones y esperamos que este nuevo piloto deje muy claro que no hay ningún alojamiento en el que esté permitido realizar fiestas no autorizadas en Airbnb”, afirmaba Patrick Robinson, director de Políticas Públicas de Airbnb.

Además de restringir ciertas reservas, Airbnb también lanzó un plan de seguridad para el verano que incluía una Línea de Atención para vecinos en España que ahora está disponible en 27 países de todo el mundo.

Fomento de detectores de ruido

Desde 2020, Airbnb viene fomentando el uso de detectores de ruido en ciudades como Madrid y Barcelona mediante un programa de promoción de estos dispositivos de monitorización. En España se han establecido acuerdos -como la empresa española Roomonitor- para incentivar instalación de detectores de ruido.

Airbnb ha comprobado que este tipo de tecnología, que avisa si los niveles de decibelios alcanzan un determinado nivel, ayuda a evitar las fiestas y a anticiparse a los problemas, a la vez que respeta la privacidad (ya que los dispositivos no registran ni transmiten nada más que los niveles de ruido reales). En España -Madrid y Barcelona- esta iniciativa empezó en 2020 mediante un programa de distribución gratuita de estos detectores.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.