La Fundación Francisco Franco considera “antidemocrático” que la Eurocámara pida su ilegalización