EFE

  • La empresa ganó hasta junio 6.186 millones de dólares, un 48,6% más que en el mismo periodo de 2018.
  • Pese al buen resultado, analistas e inversores esperaban más, y las acciones bajaron un 1,59%.

Amazon Prime

Amazon presentó este jueves unos beneficios que, aunque buenos, quedaron por debajo de lo esperado por los analistas, a causa principalmente de un aumento de los costes derivado de la apuesta de la compañía por reducir de dos a un solo día el tiempo de las entregas a sus miembros Prime.

La compañía que dirige Jeff Bezos obtuvo entre enero y junio unos beneficios de 6.186 millones de dólares, lo que supone un 48,6% más que los 4.163 millones de dólares ganados en el mismo periodo del año anterior, pero aun así quedó por debajo de las proyecciones.

Simultáneamente, los ingresos de la firma se dispararon durante los últimos seis meses hasta los 123.104 millones de dólares, significativamente por encima de los 103.928 millones ingresados en el mismo periodo del año anterior, lo que refuerza la validez de la estrategia a largo plazo, aunque esta pueda tener consecuencias negativas en el corto.

“Costes disparados”

El propio consejero financiero de la empresa, Brian Olsavsky, reconoció en la llamada telefónica con inversores y periodistas posterior a la presentación de las cuentas que están viendo “un castigo en forma de costes disparados” a causa de la apuesta por ampliar las entregas en un día.

Olsavsky cifró la cuantía de estos costes en más de 800 millones de dólares en los pasados tres meses y redujo las expectativas de beneficios de cara al próximo trimestre precisamente para adecuarlas a estos nuevos costes.

La mayoría del dinero se está gastando en mejorar la logística y el funcionamiento de los almacenes de Amazon para garantizar las entregas rápidas, por lo que se trata de una inversión en la propia empresa que podría darle grandes ventajas en el futuro si sigue la tendencia al alza en la facturación.

Ingresos al alza

Quizá una de las señales más positivas de que la estrategia de la empresa esté funcionando es que, en su segundo trimestre, los ingresos crecieron un 20% interanual, recuperando así la tendencia alcista que había perdido el trimestre anterior, cuando ‘solo’ creció un 16,8% interanual.

En cuanto a los beneficios por acción, los inversores de Amazon lograron unas ganancias de 12,57 dólares por título en los últimos seis meses, frente a los 8,58 de hace un año.

La firma con sede en Seattle (estado de Washington, EE UU) se vio impulsada durante este periodo por un incremento de los beneficios en Norteamérica, que pasaron de 2.984 millones de dólares a 3.851, así como en el crecimiento de su plataforma de computación en nube, Amazon Web Services (AWS), el segmento de negocio más rentable de la empresa.

Además, la empresa logró reducir a casi la mitad las pérdidas en el mercado internacional (fuera de EE UU), donde, aunque sigue estando en números rojos, perdió en lo que va de año 690 millones de dólares, mucho menos que los 1.116 millones de hace un año.

Recelos en Wall Street

Pese al buen ritmo en líneas generales de la empresa, un dato que levantó recelos en Wall Street —al margen del incremento de los costes mencionado anteriormente—, fue que el crecimiento de AWS fuese ‘únicamente’ del 37% interanual, por debajo del 41% registrado en abril.

Aunque AWS sigue siendo el gran dominador internacional de los servicios de computación en nube, mantiene una feroz lucha con las plataformas de Microsoft (Azure) y Google (Google Cloud), entre otras, por lo que la ralentización en el ritmo de crecimiento fue vista como una cesión a sus competidores.

Así, los números de Amazon no convencieron a los inversores en el mercado de valores y sus acciones se dejaban un 1,59% hasta los 1.942,40 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.