La Asociación de Mujeres de Ayuda Mutua por la no violencia (AMAM) envió una carta documento al gobernador Raúl Jalil a los fines de pedir la no aplicación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en Catamarca.

A través de la intimación, este grupo le exige al primer mandatario que “en el plazo de 48 horas lleve a cabo las acciones correspondientes para hacer valer los derechos de todos los catamarqueños, tal reza en la Constitución Nacional y Provincial, y es su obligación como máxima autoridad de la provincia».

También advierten que «cualquier violación a la Carta Magna de los catamarqueños lo hace pasible de denuncia penal por incumplimiento en los deberes de funcionario público».

Cabe remarcar que la presentación lleva la firma de la titular de AMAM, Roxana Díaz.