El mapa político de Italia tras las elecciones muestra una clara división entre el sur, donde triunfó el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), y el centro y norte del país, dominados por la coalición de derechas de Liga Norte, Forza Italia y Hermanos de Italia.

Con la práctica totalidad de los votos escrutados, el M5S ha logrado un 32,41% de las papeletas para la Cámara de los Diputados y un 31,95% en el Senado, lo que le permitirá triplicar el número de sus parlamentarios, según puntualizó Di Maio.

Pero el resultado electoral fragmenta aún más a los ya divididos norte y sur del país, y se escenifica con este voto la protesta del sur las por políticas del pasado.

Las regiones del sur de Italia y las islas de Cerdeña y Sicilia, antiguo bastión de Forza Italia de Silvio Berlusconi, se tiñen en los mapas de los resultados del intenso amarillo que representa al M5S.

Según estos resultados, el partido que lidera el joven Luigi di Maio, de 31 años, se haría con todos las circunscripciones uninominales en las que se divide Sicilia y Cerdeña. Un resultado que haría olvidar el 61-0 en las circunscripciones sicilianas que consiguió Berlusconi en 2001.

En una región donde por tradición se registra la mayor abstención del país, los ‘grillinos’, como se conocen a los correligionarios del fundador del partido Beppe Grillo, sumarían el 47% de los votos.

También destaca la victoria en la sureña Campania, donde en Nápoles uno de los líderes del M5S, Roberto Fico, en la circunscripción en la que se presentaba ha conseguido el 58 %, mientras que el PD, que gobierna en la región, se ha quedado por debajo del 20%.

El Partido Demócrata (PD, centro) pierde en regiones con tradición de izquierdas como Basilicata o, sobre todo, la “roja” Emilia-Romaña, donde en muchas circunscripciones se impondrá la coalición de derechas, al igual que en Umbria, conquistada enteramente por la unión de Forza Italia y la Liga Norte. Matteo Renzi ha dimitido tras conocerse los resultados.

Mientras que la derecha, pero sobre todo la Liga Norte, que adelanta a sus socios de Forza Italia en casi cinco puntos, conquista Lazio y el norte del país. La derecha se impone en toda la norteña región de Lombardía, superando el 50% en muchas de las circunscripciones, mientras que PD y M5S se reparten los segundos puestos.

El candidato a las elecciones generales de Italia por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi di Maio, se presentó como “vencedor absoluto” y avanzó que está abierto a negociar con otros partidos ante la ausencia de una mayoría.

“Estamos abiertos a la negociación con todas las fuerzas políticas”, aclaró en su primera declaración el líder del M5S, el partido más votado en solitario, sin coalición, solo superado por la unión de derechas entre Silvio Berlusconi y la Liga Norte.

Fuente: 20Minutos