629 inmigrantes

629 inmigrantes a bordo del barco de la ONG Sos Méditerranée. SOS Méditerraneé

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha confirmado este domingo el cierre de los puertos italianos al barco Aquarius de rescate de personas en el Mediterráneo, argumentando que está siguiendo el ejemplo de otros países europeos, España entre ellos, para combatir “el tráfico humano”. Asimismo, ha reclamado a las autoridades de Malta que dejen entrar en sus puertos este buque de la ONG Sos Méditerranée, con 629 inmigrantes a bordo.

“Francia está devolviendo a la gente en la frontera, España defiende con armas su frontera, Malta no acepta a nadie. Desde hoy, Italia también va a empezar a decir ‘no’ al tráfico de personas, y ‘no’ a la inmigración ilegal”, ha escrito en Facebook.

Salvini, líder de la ultraderechista Liga Norte, también ha usado Twitter para argumentar su postura. “Mi objetivo es el de garantizar una vida pacífica a los jóvenes de África y a los niños de Italia”, ha escrito, antes de emplear la etiqueta “Cerramos los puertos”.

El barco de salvamento Aquarius ahora mismo transporta más de 600 inmigrantes rescatados de las aguas del Mediterráneo, entre ellas 11 niños y siete mujeres embarazadas.

Salvini, informa La Repubblica, ha avisado a la tripulación del barco que dejen a la gente en los puertos de Malta. Si la isla no les acepta, el Aquarius, cogestionado por Sos Mediterranée y Médicos sin Fronteras, no encontrará tierra en los puertos de Italia.

Así se lo ha hecho saber Salvini a las autoridades de Malta a través de una nota interna. “Ustedes tienen el puerto más seguro y Roma no ofrecerá lugares alternativos“, según la misiva, que resume una decisión tomada por Salvini junto al ministro de Infraestructura, Danilo Toninelli.

Salvini realizó esta petición después de que hace unos días 232 inmigrantes rescatados por la ONG alemana “Sea Watch” llegaran al puerto de Reggio Calabria después de 4 días en el mar al recibir la negativa de desembarcar por parte de las autoridades de Malta.

“Una ONG que bate una bandera holandesa o alemana pasa delante de Malta saludando y llega a Italia” para desembarcar a inmigrantes, denunció Salvini, que prometió que esto no volvería a pasar.

Malta: “No es de nuestra competencia”

Por su parte, el Ministerio del Interior maltés ha respondido a la petición de Italia de que se ocupase del desembarco del buque Aquarius al asegurar que no es de su competencia, ya que el rescate de los inmigrantes se produjo en la zona de rescate de Libia coordinada por Roma.

“El rescate del barco de la ONG Aquarius se realizó en la zona Libia de Búsqueda y Rescate y fue coordinado por el Centro de Coordinación de Rescate (RCC) de Roma, así que Malta no es la autoridad que ejerce jurisdicción sobre el caso”, se lee en la nota del Ministerio de Interior y Seguridad nacional maltés.

629 inmigrantes, a la deriva

La Guardia Costera italiana, que coordina las operaciones de vigilancia y rescate en el Mediterráneo central informó que en la jornada del sábado se rescataron 629 inmigrantes en seis operaciones en las que participaron lanchas y los guardacostas de la isla de Lampedusa, 3 barcos mercantes y la ONG Sos Méditerranée.

“Tras una noche extremadamente agitada en el Mediterráneo central, el Aquarius transporta ahora a 629 personas, entre ellas 123 menores sin acompañamiento, 11 niños y siete mujeres embarazadas, y se dirige ahora hacia el norte, a un puerto seguro”, explicaba la división marítima de Médicos sin Fronteras en su cuenta oficial de Twitter.

El buque Aquarius tenía intención de dirigirse hacia el puerto de Catania, en Sicilia.

Fuente: 20Minutos