Italia afronta la llegada de mil inmigrantes del Mediterráneo tras prometer “mano dura”