Un judío ultraortodoxo en Tel Aviv

Un judío ultraortodoxo en Tel Aviv (Israel). Jim Hollander / EFE

Los ultraortodoxos encarcelados, que rezaban hasta ahora en mono de presidiarios, podrán hacerlo con sombrero y abrigo negro, aprobados por la prisión, tras la intervención del ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdán, según publica este jueves el diario The Times of Israel.

Los servicios de prisiones habían implementado recientemente la obligación de uniformar a todos los presos, incluidos los ultraortodoxos, por temor a que su ropa civil les sirviera para escapar, provocando la ira de los políticos y líderes ultraortodoxos, que acusaron al sistema de prisiones de “violar la libertad religiosa” de sus presos.

Tras la intervención de Erdán, la institución carcelaria aceptó proveer a aquellos presos de sombreros y abrigos marcados de modo especial para ser distinguidos fácilmente del uniforme de los guardas, según informó el canal de televisión público Kan.

Según la página web ultraortodoxa Kikar Hashabat (Plaza de Shabat, en hebreo), que criticó ampliamente la directiva, entre los prisioneros afectados por la obligación de usar mono está el ex rabino jefe ashkenazi (de origen europeo) Yona Metzger, que cumple una condena de tres años por corrupción.

La directiva de homogeneización de vestuario afectó sobre todo a los presos del ala 10 de la cárcel de Maasiyahu, que, según la prensa local, es más laxa con los prisioneros. Allí estuvo el expresiente de Israel Moshé Katsav, encarcelado por cargos de violación, y el ex primer ministro Ehud Olmert, prisionero por cargos de corrupción.

Fuente: 20Minutos