Greenpeace denuncia talas ilegales a gran escala en Borneo que ponen en peligro a los orangutanes