El abogado, Roberto Mazzucco, del acusado Agüero (Gendarme) desmintió a la policía de la provincia de que había una fiesta clandestina en dicho domicilio al contrario aclaro que su defendido es victima del accionar abusivo de las fuerzas policiales.

El Dr. Mazzucco adelanto que tiene pruebas probatorias de que estaba en su domicilio y que no era ninguna fiesta clandestina y que no superaban las cinco personas en el inmueble.

Evaluarán presentar cargo penales contra la policía de la provincia. Además confirmó que la mujer del acusado, quien está embarazada, ya accionó legalmente también contra los efectivos.