El 22 de diciembre pasado venció el plazo para que el Congreso apruebe una nueva ley de presupuesto y el gobierno federal se quedó sin fondos y tuvo que cerrar sus departamentos y agencias no esenciales. Fuente: Telam (Flashes de noticias)