“Es alarmante que los plásticos hayan invadido lugares tan remotos y prístinos como las Galápagos”