El viernes 13 de noviembre, en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, con sede en La Merced, departamento Paclín, Cáritas realizó un gesto solidario con el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) Rama Rural, que trabaja en la zona. Esta iniciativa estuvo enmarcada en la IV Jornada Mundial de los Pobres, propuesta por el Papa Francisco desde 2016, que este año se celebró el pasado domingo 15 de noviembre.

La misma consistió en la cesión en comodato a la mencionada organización social de la antigua casa parroquial con su predio de 40×80 metros, aproximadamente, para el desarrollo de sus actividades, que tienen como finalidad el fortalecimiento económico de las familias rurales. La organización viene trabajando en el lugar hace varios meses; la huerta ya está produciendo sus primeros frutos, cuenta con un gallinero y sus miembros están elaborando dulces para su comercialización. Trabajan arduamente para que los miembros de la comunidad que tienen habilidades para el tejido, talabartería, entre otros oficios, se animen a transmitir sus habilidades por medio de capacitaciones. Además, realizan asistencia a partir de la creación del ropero comunitario. De esta manera se convierten en un espacio que contiene a varias familias. El acto para la firma del instrumento legal, que cede las instalaciones de la Iglesia a la ONG, fue presidido por el Obispo Diocesano, Mons. Luís Urbanc, quien rubricó el acuerdo en representación del Obispado; hizo lo propio el Sr. Jeremías Mensa, en representación de la organización, y la Jueza de Paz Subrogante, Evelina Ruth Espeche, quien certificó las firmas. Con antelación a esta ceremonia, el 5 de octubre del presente año, el Obispo se acercó para conocer la organización y su propósito. Y les propuso realizar la concienciación acerca de la importancia del trabajo de la tierra que produce lo que comemos.