En Francia, comenzó el debate de una ley para frenar las noticias falsas