El servicio secreto israelí frustró un atentado contra Netanyahu