La mayoría del partido gobernante, el Fidesz, dirigido por el primer ministro nacionalista Viktor Orban, apoyó la normativa pese a las críticas y las solicitudes, por parte organizaciones humanitarias húngaras y extranjeras, de que retirase el proyecto de ley.
Fuente: Telam (Flashes de noticias)