El parlamento aprobó una ley que penaliza la ayuda a inmigrantes irregulares