El gobierno italiano consiguió el voto de confianza del Senado