El gobierno catalán toma posesión y retoma el control de las instituciones locales