El Estado Islámico se adjudica uno de los atentados suicidas