El enigma de la única ‘águila bicéfala’ romana persiste 13 años después