El cónsul español en Roma influyó para que Juana Rivas entregase a sus hijos