El alcalde de Londres declara que el consumo de cocaína aviva la violencia callejera