Egipto acude a las urnas con Al Sisi como total favorito y un seguidor suyo como único rival