Dos policías de EE UU se juegan a cara o cruz si detienen o no a una joven