De Dinamarca a Chipre, un paso más para el avión de pasajeros más grande del mundo