Ayer, se llevó a cabo las indagatorias a Cinthia Soledad Bazán (28) y Enzo Morales (32), por el asesinato de Hugo Ariel Ocampo (37).

En la tarde noche de ayer Morales llegó a la sede de División Investigaciones, acompañado por la abogada Florencia González Pinto como defensora oficial. El detenido, quien está acusado por los delitos de «homicidio calificado por alevosía», se abstuvo de prestar declaración.

Por su parte, la joven Bazán está acusada por «homicidio doblemente calificado por mediar una relación de pareja y por alevosía». en Su declaración el abogado Orlando del Señor Barrientos en diálogo manifestó que su asistida, Bazán, declaró que no tuvo ninguna participación en el hecho. Relató que hace dos años que tenían encuentros amorosos con Ocampo, y que en el día del crimen ella se encontraba junto a él cuando de manera repentina apareció Morales y utilizando un palo lo golpeó en varias partes del cuerpo, sin darles tiempo de defenderse. 

La mujer añadió que durante la agresión Morales comenzó a amenazarla con lastimar a sus hijos, por lo que ella se subió a la moto y decidió huir del lugar.

Además, estimó que su expareja pudo haber tomado conocimiento de los encuentros que mantenía con Ocampo, por un descuido de su hijo, que ambos tienen en común. Bazán manifestó que suele prestarle el celular a su hijo para que juegue, y es de esta manera Morales pudo haber leído los mensajes que se escribían mediante WhatsApp.