La gestión de la crisis migratoria europea elevó aún más la tensión entre Francia e Italia, con acusaciones de irresponsabilidad y de “manipular emociones” desde París y un reclamo de disculpas desde Roma.
Fuente: Telam (Flashes de noticias)