Ante el inicio de la temporada estival, la Administración de Bromatología dependiente de la Secretaría de Protección Ciudadana de la Municipalidad de la Capital, comenzó con los controles en natatorios de la ciudad.

Con el objetivo de garantizar la calidad del agua de piscinas, profesionales inspectores realizan análisis en cada lugar, tarea que se extenderá durante toda la temporada.

En todos los casos, usuarios, propietarios y personal a cargo de los natatorios deben respetar el protocolo aprobado para la actividad.