Con baja participación, los italianos fueron a las urnas