En estos momentos de confinamiento por culpa del coronavirus (o el COVID-19), hay otra actividad que puede ayudar a calmar los ánimos, aparte de salir a aplaudir a todos aquellos que se juegan la vida: ver una serie en la que virus y bacterias son consistentemente perseguidos, apuñalados y pateados.

Esta catarsis, en forma de violencia de delicioso gusto japonés, viene por el que es, y no bromeo ni un ápice, uno de los animes más interesantes que he visto este año: ‘Cells at Work!’ (‘Hataraku Saibou’, 2018), dirigida por Kenichi Suzuki. Es la alternativa nipona a ‘Érase una vez el cuerpo humano’ y, para un servidor, notablemente más divertida.

Tollinas educativas

El cuerpo humano tiene 37 billones de células. De entre todas ellas, seguiremos a la glóbulo rojo AE3803. Es entusiasta, simpática pero muy despistada, y tiende a perderse en el corriente sanguíneo mientras transporta cajas de oxígeno o dióxido de carbono en un carrito o a mano.

Las 27 mejores películas y series de anime de la década (2010-2019)

En un incidente con un neumococo, conoce al neutrófilo U-1146, un personaje tsundere de manual (frío al principio, amigable con el tiempo), con el que entabla amistad y cierta relación platónica. Los neutrófilos, como primera línea de defensa, se representan como habilidosos asesinos con cuchillos.

Sus encuentros en ‘Cells at work!’ se producen, casi siempre, en circunstancias nada propicias para el cuerpo que habitan: el citado neumococo, un roce, una intoxicación alimentaria, una reacción alérgica… y  cada uno plasmado como un desastre acompañado de monstruos que representan virus, bacterias o alérgenos.

Cells At Work 2

Cells At Work 2

El equipo de los buenos: glóbulos rojos, neutrófilos, linfocitos T citotóxicos, macrófagos y plaquetas

Durante estas crisis conoceremos también al rico plantel de secundarios, como los linfocitos T citotóxicos (matones vestidos de negro), macrófagos (la típica sirvienta de fantasía japonesa), linfocitos T cooperadores (sentados en cuadros de mando) o las plaquetas, representadas como niños pequeños con ganas de trabajar y de ayudar.

Lo curioso es que, detrás de esta pátina de flipadismo a la japonesa se esconde una base real. Primero, con constantes explicaciones que aparecen en paralelo a nuevos personajes y que, en ocasiones, se repiten de un capítulo a otro. Son un poco disruptivas de la acción, pero las terminas cogiendo cariño… y, aunque sea a fuerza de repetición, hasta aprendes de ellas.

Luego, la base real se refleja con infinitud de detalles que mi educación, cimentada en series médicas como ‘Urgencias o ‘The Good Doctor‘, me impiden reconocer y que están ahí para darle jugo a la serie, seas consciente de ellos o no. Sólo diré que es todo un espectáculo ver a doctores revisando ‘Cells at work!’ y sacando mil y un detalles.

Por ejemplo, los glóbulos rojos, cuando llevan oxígeno, tienen una cazadora de rojo intenso pero, cuando transportan dióxido de carbono, dan la vuelta a su cazadora, que es de un rojo oscuro. Las plaquetas son niños porque, en realidad, son fragmentos de células.

Cells At Work Neumococo

Cells At Work Neumococo

Neumococo como enemigo tentacular típico

En cuanto a los enemigos: el neumococo debe su forma a una dramatización de los elementos reales de la bacteria y su color se debe a que es una bacteria grampositiva; el virus de la gripe aparece como una infección que zombifica las células; el cáncer, como una célula enloquecida y de ansias conquistadoras…

Cells At Work Gripe

Cells At Work Gripe

Es increíble la cantidad de datos sobre las células del cuerpo humano, y los agentes que nos agreden a diario, que ‘Cells at work!’ dramatiza con maestría. El trabajo de sintetización y dramatización de la mangaka Akane Shimizu y la adaptación al anime de David Production (detrás del anime de los Jojos) es digno de elogio.

Por qué 'Neon Genesis Evangelion' sigue siendo un anime fascinante y revolucionario

Por si fuera poco, hay dos grandes eventos, en el ecuador y al final de la serie, que sirven como puntos álgidos de esta primera temporada, con situaciones de auténtica tensión tanto para el huésped como nuestros protagonistas. En total, 13 episodios que dejan con ganas de más y de los que no veremos continuación hasta el 2021.

Detrás de su espectacularidad hay una base real, ideal para aprender entre tollina y tollina

Lo único que puedo afearle a la serie es que, como corresponde con la alocada producción de anime, algunos capítulos tienen carencias en cuanto a dibujo y animación.

A la protagonista les cuesta dibujarle los brazos proporcionados y el décimo episodio, quizá por ahorrar costes de cara a la exhibición del final de temporada, recicla planos y es el peor animado de todos. Pero son futesas frente a la grandeza de la serie.

Excelente adaptación al español de ‘Cells at Work!’

Antes de terminar, me gustaría dedicar algo de espacio a la adaptación que ha tenido ‘Cells at Work!’ en España de manos de Coalise Studio, una pequeña distribuidora balear que ha mimado su traducción al castellano.

Ahora que se empieza a reconocer la labor de todos aquellos que traducen, adaptan y subtitulan nuestras series y películas, hay que aplaudir el trabajo de Alejandro Gómez de la Muñoza para adaptar al español ‘Cells at Work!’, a veces con mucha creatividad. ¿Un ejemplo? Cuál fue mi asombro al escuchar no una, sino varias veces, el insulto mangurrián, al que tengo cariño por su sonoridad y desuso.

Los mismos elogios que se merece el equipo de doblaje de Perfect Sound, con Antonio Domínguez como director y ajustador. Las voces de Ana de Castro y Antonio Domínguez son perfectas para los protagonistas y el doble papel de Jöel Mulachs (habitual voz de Scarlett Johansson o La Sexta) como narradora y una célula NK es muy bueno; en general el plantel de voces es excelente y adecuado.

Crunchyroll: cómo funciona el Netflix del anime y siete recomendaciones para empezar a disfrutar de la plataforma

Contactados por Espinof, desde Coalise nos han comentado que no tardarán en poner las voces originales japonesas en el servicio de streaming (de momento, hay subtítulos en castellano, gallego, catalán y euskera) y que están pendiente de ofrecerla en otras plataformas.

Espero que, aparte de su página o la compra de formato físico, ‘Cells at work!’ aterrice en alguno de los servicios de streaming, como Netflix o Filmin, porque ha sido una sorpresa muy agradable, de esas que quieres compartir con todo el mundo. ¿Tenéis pensado darle una oportunidad? ¿La conocíais ya?