En la localidad de Bussolengo, en Verona (Italia), un equipo de bomberos ha tenido que tirar de inventiva y mucha paciencia para poder rescatar a tres gatitos que se habían quedado atrapados en una tubería de plástico.

Al ser tan pequeños, los felinos se habían caído dentro de un conducto de aproximadamente un metro y medio de profundidad y apenas unos centímetros de ancho, pero los bomberos han logrado sacarlos utilizando hilo y tubos muy finos.

Varios niños que jugaban en la zona escucharon maullar a los gatos y avisaron a sus padres, que decidieron llamar a los bomberos. Después de una hora de rescate, las crías han podido ser devueltas sanas y salvas a su madre.

Fuente: 20Minutos