‘Becky’: un festín survival mucho más salvaje de lo que cabría esperar