Así oculta Japón a sus sintecho