Ahora es el estándar de la industria, mientras que los efectos artesanales o la animación tradicional se han convertido en rarezas. Pero hubo un tiempo en el que los efectos CGI eran sinónimo de experimentación, y sobre todo de resultados dispares, imperfectos, pero que apuntaban a un futuro prácticamente inevitable.

Sin embargo, películas como ‘Tron’ fueron un fracaso en su día por el empleo de una tecnología que estaba lejos de alcanzar el nivel actual. Pero llegaron hitos como ‘Terminator 2’, ‘Forrest Gump’ y, finalmente, ‘Toy Story’, la primera película animada enteramente por ordenador, y cambiaron la historia de los efectos y la manipulación de la imagen de forma absolutamente definitiva.

Las 13 mejores películas sobre videojuegos

En la nueva entrega de ‘Todo es mentira en el cine y la televisión’ hemos querido revisar algunos de esos clásicos. Desde la fundacional ‘Almas de metal’ y los cortos experimentales de animación por ordenador de los sesenta a prodigios de la imagen sintética e invisible como ‘Forrest Gump’. Una revisión de la magia de los efectos que, pese a su aparatosidad inicial, hoy se han convertido en habituales.