Exigieron la liberación de los 10 activistas detenidos por los incidentes del pasado 10 de abril contra las oficinas de la empresa minera Agua Rica.

Un grupo de unos ambientalistas increpó al gobernador Raúl Jalil y le exigió la liberación de los 10 activistas detenidos por los incidentes del pasado 10 de abril en Andalgalá contra las oficinas de la empresa minera Agua Rica.

El incidente ocurrió en la noche del sábado en la Casa de la Cultura, cuando Jalil se encontraba recorriendo la casona histórica donde se llevaba a cabo el Mercado de Libros.

El mandatario provincial fue abordado por personas que se encontraban llevando una manifestación en la Plaza 25 de Mayo. Ante los reclamos, Jalil, que se encontraba sin la custodia oficial, intentó explicarles que desde el Ejecutivo provincial ya habían agotado todos los recursos y la situación se encontraba en manos de la justicia. Sin embargo, algunos de los ambientalistas negaron el intercambio de ideas y continuaron con los reclamos.