Ali, Lawrecence e Ibrahim, rescatados por el Aquarius: “Libia no es lugar para ningún ser humano”