El objetivo es dar un efectivo cumplimiento a la Ley Nacional 26.150 de Educación Sexual Integral.

Esta mañana, la ministra de Educación Andrea Centurión recibió a referentes de distintas áreas vinculadas a temáticas de género y del grupo de diversidad sexual, con el propósito de concretar una agenda educativa con eje en la Ley Nacional 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI).

En este contexto, el encuentro se concretó en el despacho de la titular de la cartera educativa, con la participación de María Carrizo, la flamante secretaria de Mujer, Diversidad y Género –en su primera actividad en este cargo-, Yoko Ortiz, referente del Consejo Municipal de Diversidad Afectivo, Sexual y de Género de la Capital y coordinadora en Catamarca de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA); Ana “Monona” Castro, directora de la Casa de la Mujer, Norma Quinteros, Coordinadora del CIC Sur y María Esther Juárez, de Mujeres Comprometidas.

Durante la reunión, se planteó la posibilidad de realizar una campaña sobre los estereotipos de género con la Dirección de Modalidades Educativas, con el objetivo principal de lograr la efectiva implementación de la Educación Sexual Integral (ESI). También se abordó la posibilidad de concretar un Programa FinEs para el colectivo LGBTIQ+ (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, travestis, transexuales, intersexuales, queers y demás identidades no visibles). “El FinEs es la superación”, consideró la ministra Centurión. Para ello, se deben aunar criterios y buscar alternativas de espacios, ante el contexto de crisis sanitaria por coronavirus COVID-19. “Se generan espacios sociales”, destacaron las referentes.

Normativa vigente

La Ley Nacional Nº 26.150 de Educación  Sexual Integral entró en vigencia en 2006. Sin embargo, Catamarca adhirió a esta normativa 12 años después, en 2018, a través de la Ley Provincial 5.552.

El principal objetivo de esta Ley es educar a niños, niñas y adolescentes en la importancia del cuidado del cuerpo, a efectos de evitar abusos sexuales en la infancia (ASI), embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual (ITS). Además, en los últimos años, también se convirtió en una herramienta para concientizar y prevenir la violencia de género, no solo hacia la mujer sino también hacia otras identidades de la diversidad sexual.

Los objetivos del Programa Nacional de Educación Sexual Integral son:

a) Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas;

b) Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral;

c) Promover actitudes responsables ante la sexualidad;

d) Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular;

e) Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.